Presentación de Jaume Plensa - 58

La última novedad de Artika

“El arte es absolutamente salvaje, no tiene ningún tipo de compasión”, afirmaba Jaume Plensa en la presentación de 58, la última novedad de Artika. Con esta premisa inicial, el artista quiere conducirnos hacia su original forma de expresar aspectos tan difíciles como la belleza interior, dotando al espectador de un papel protagonista.

El acto de presentación de la obra, celebrado el 17 de febrero en la Fundación Pons de Madrid, reunió a una amplia representación de los principales medios de comunicación, Antena 3, Telecinco, TVE, La Razón, La Vanguardia, ABC, Onda Cero o Cadena Cope no faltaron a la cita. De igual forma, entre los presentes también se encontraban personalidades de la prensa relacionadas con el mundo de la cultura, el diseño, el arte o la decoración. El enclave elegido para la puesta de largo de Anna, la niña que representa el rostro de la escultura, ha favorecido la buena acogida de los medios de comunicación y las buenas críticas aparecidas en la prensa y televisión durante estos días, alabando tanto esta obra como el conjunto del trabajo realizado por el artista.

El título de la obra, 58, conmemora la edad del artista en el momen¬to que empezó a trabajar en esta exclusiva obra, compuesta por un libro de arte, un libro de estudio y una escultura original, de la que tan sólo unos pocos podrán disfrutar, ya que es una edición limitada y numerada a 998 ejemplares en nu¬meración árabe y 200 en numeración romana.

Plensa, quien ha firmado todos los ejemplares, resaltó que su protagonismo en la concepción del libro de arte ha sido de “mago seleccionador” de las fotografías que representan los últimos 10 años de su carrera, y de los textos, fragmentos y citas de escritores de renombre, fundamentales para comprender su pensamiento. Además, destacó la importancia que para él supone la participación de Rafael Argullol en el libro de estudio, “es un texto extraordinario que responde a las grandes preguntas de todas las generaciones”.

Durante el acto, el Premio Velázquez de las Artes Plásticas 2013 resaltó que “la belleza es un lugar donde encontrarnos todos, es un lugar común”. Es la belleza de su escultura la que debe conmover al espectador, como bien indica el artista, “quiero que funcione como espejo. Una invitación a cerrar los ojos, soñar y después compartir lo que pensamos”.